Una boda a bordo

Desde luego la nuestra no será una boda en un barco pero queríamos compartir unas fotografías que hemos encontrado por casualidad mientras buscábamos ideas de decoración. Por lo visto, muchas parejas, especialmente americanas, deciden contraer matrimonio en alta mar, bien en un barquito pequeño o a bordo de un crucero. Un ejemplo es el de la imagen de la derecha, donde se ve cómo una pareja reúne a sus invitados en una embarcación turística para celebrar su boda con los edificios de Chicago como testigos.

Aunque hay rumores que dicen que un capitán de barco puede casar, lo cierto es que si el enlace se celebra en alta mar, ya puede casarte un capitán, un médico o un ortodoncista, que al llegar a tierra tendrás que pasar por un juzgado o ayuntamiento para legalizar el enlace. Si no, puede quedar como un bonito recuerdo pero a efectos legales, seguiréis siendo solteros.

Sin embargo, hay tradiciones tropicales que sí contemplan una boda a bordo en ríos o en bahías hermosas. Serían enlaces íntimos, donde como mucho estén presentes los novios y el oficiante de la ceremonia.

Un ejemplo es esta fotografía de la izquierda. ¡Cuántos cuentos podríamos inventarnos con esta imagen! En realidad, con boda o sin ella, ese entorno ya debe ser de fábula. Se trata de una boda organizada en un resort en plenas Islas Fiyi. Esta fotografía nos recuerda a una conversación que tuvimos el domingo con una fotógrafa que conocía parejas que se habían ido con sus trajes de novios a diferentes ciudades y escenarios para tener un álbum de fotos de lo más ecléptico.

Y ya puestos a rizar el rizo, nos hemos preguntado cómo sería la

Foto de busylitlebride.blogspot.com

Foto de busylitlebride.blogspot.com

repostería en una de estas bodas marineras. Hemos visto varias opciones como cupcakes con fondant azul y estrellas de azucar de adorno, o piruletas con pulpos y estrellas de mar, bombones con forma de conchas, etc. Sin embargo, hemos encontrado una tarta que nos ha sorprendido gratamente. Es una pila de maletas, sin duda necesarias para la luna de miel, el viaje en barco, etc. O, por qué no, la dulce metáfora de la nueva etapa, del nuevo viaje vital que la pareja inicia. Con una tarta así, seguro que lo que venga será dulce.

Pues nada, espero que os guste nuestro post de hoy. Nos gustaría tener todos los días algo que contar de los preparativos de nuestra boda pero aún es demasiado pronto y andamos cerrando cosas. En cuanto las tengamos, os iremos contando por aquí.

PD: Si queréis, nos podéis dejar un comentario, ¿eh? Los guardaremos con mucha emoción 😉

Anuncios

2 pensamientos en “Una boda a bordo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s