De boda en boda

Hoy queremos comentar aquí los distintos puntos de vista que teníamos los novios cuando empezamos a salir. Sara, la novia, nunca se había planteado casarse. De hecho, quienes más la conocen pueden certificar que siempre ha tenido tendencia a huír de los compromisos. En cuanto veía que una relación se estrechaba y exigía más compromisos, buscaba la forma de salir corriendo. Con Dani, no fue así. Desde que se conocieron (a través de Carlos), le preocupó que Dani fuera el típico ligón que cuenta conquistas como fichas y nada más. No fue así, claro está.

Iran1

Dani en cambio sí tenía la ilusión de casarse con alguien especial, aunque hasta este momento tampoco había llegado a planteárselo seriamente. Con Sara lo tuvo claro desde el principio, sin embargo se desanimaba cuando ella decía “yo no me quiero casar”, “con lo bien que estamos a nuestro aire” “si un día no funciona, me voy y ya está” “muchas parejas se rompen después de la boda”, etc.

Iran2

Sin embargo, hubo una boda que cambió esa forma de pensar de la novia. Mira que había ido a bodas bonitas y especiales para ella como todas las de sus amigas. Sin embargo, va a ser verdad eso de que cuando encuentras a la persona adecuada, las prioridades cambian. Y tanto que cambian. El punto de inflexión lo situamos en la boda de Iranzu y David. Se casaron en septiembre de 2011 en las bodegas de Marqués de Riscal. Sara se fijó en otros aspectos de las bodas que antes nunca había apreciado como la felicidad que supone ese día para las familias de los novios. La frase fue: “he visto disfrutar tanto a los padres de Iranzu (son a los que conocemos) que he pensado que los míos también se merece un día así”. Y a partir de ahí le comentó a Dani que tenía razón, que no tenía nada de malo hacer público y oficial con una fiesta bonita una relación que va creciendo día a día.

Iran3

Pero en ese momento, Dani dijo que él ya no quería casarse, que le había convencido con mis argumentos para no oficializar nada y que ya nada. Bueno, pues así se quedó la cosa. Algún que otro día, al pasar por Monjardín, la novia le decía al novio “sí, quiero”, pero nada de nada. Hasta que al final… preparó por sorpresa el viaje a Roma e incluyó en su equipaje una cajita con un precioso anillo. El resto, ya lo conocéis.

Anuncios

3 pensamientos en “De boda en boda

  1. Nunca olvidare ese almuerzo de San Fermin en casa de los novios,casi me atraganto cuando Sara nos solto por sopresa que se casaba,no lo podiamos creer.Doy fé que Sara era anti bodas(y en la nuestras se lo a pasado en grande),pero cuando encuentras alguien muy especial como es Dani la cosa cambia.Me alegro mucho por los 2 y se que ese dia vas a disfrutar mucho,mucho y me encantara verlo.

  2. Ay Sara! Me ha emocionado el post de hoy ya que siempre dices que por “culpa” de mi boda os pico el gusanillo, dani algo solto aquel día.
    Lo estas preparando todo con tanta ilusion y tanto detalle q no dudes ni un momento que los padres disfrutaran como los míos, fue una de las mejores cosas de ese día.
    Gracias por dejarme ser un granito de arena en esta historia tan bonita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s